MI NUEVA CONFERENCIA: “RETAIL DISRUPTION. ¿QUÉ FUE DE BON MARCHÈ?”

 

Ya está disponible mi última Conferencia, que he titulado “RETAIL DISRUPTION. ¿QUÉ FUE DE BON MARCHÉ?”. Hemos asistido a tres grandes revoluciones comerciales, estando en la actualidad inmersos en una cuarta. La primera, que tiene sus orígenes con la apertura del primer gran almacén del mundo, allá por 1877, el Bon Marchè de París. La segunda, con la irrupción de los centros comerciales, cuyo origen tiene lugar en 1948 en Ohio (Columbus), con motivo de la apertura del primer centro comercial del mundo, el Town and Country. La tercera, la del comercio electrónico, cuyos inicios ubico en 1994, con la primera venta on-line de la historia que, para los curiosos, fue un CD de Sting.

La cuarta, la actual, es la de la “DISRUPCIÓN”. A lo largo de la Conferencia es mi objetivo ayudar a comprender qué es la “disrupción” en el ámbito del retail y cuáles son, a mi juicio, las claves para competir en este cambio de época al que estamos asistiendo.

Ilustro esta breve noticia con un extracto absolutamente delicioso de la novela de Emile Zola, “El Paraíso de las Damas” (1883), que describe la profunda transformación que supuso para la actividad comercial el nacimiento de los grandes almacenes. Un formato que revolucionó el comercio introduciendo la creación del precio fijo, la libre entrada al establecimiento o la explosión atractiva de los artículos, entre otras innovaciones. Y lo que es más importante, en torno a este formato, nacieron, crecieron y se desarrollaron las áreas comerciales urbanas.

«Alabo… las ventajas de marcar los artículos con precios que todos pudieran ver. La gran revolución del comercio de novedades se basaba en aquel descubrimiento. Las tiendas de antes, el pequeño comercio, agonizaban porque no podían soportar la guerra de precios que traían consigo los géneros. En la actualidad la competencia se zanjaba cara el público; bastaba con darse una vuelta por los escaparates para fijar los precios… Se habían acabado las trampas, no más golpes de fortuna, meticulosamente basados en vender una tela por el doble de lo que había costado, sino operaciones corrientes, con un tanto por ciento regular de ganancia en todos los artículos, limitando el papel de suerte a la buena organización de las ventas».